La Candela Restó | La insoportable levedad del ‘influencer’
15018
post-template-default,single,single-post,postid-15018,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

La insoportable levedad del ‘influencer’

La insoportable levedad del ‘influencer’

El mundo gastronómico actual se divide en dos: los que además de invertir gran parte de su vida en aprender y ganar experiencia trabajan duro cada día para mantener alto el pabellón y los que tienen muchos seguidores y saben elegir el filtro adecuado en Instagram.
LCR ha querido revertir esta tendencia y dedicar mucho más tiempo a la ‘digestión’: la de los alimentos, la de la experiencia, la de las ideas. A partir de la próxima semana, publicaremos en Metacandela cómo la cocina de Samy impactó en el mundo de tres escritores: Manuel Astur, Mercedes Cebrián y Juan Gómez Bárcena.

 

En una cocina no sólo hay talento y formación de años —del jefe de cocina y de todo el equipo— sino que se trabaja más de doce horas diarias sin contar con las horas de investigación y pruebas.

El miembro más conocido del equipo LCR, nuestro ‘Comodoro’ Samy Alí Rando, comenzó a estudiar con 18 años y no dudó en viajar a Shanghái, a Londres o a Sudán para aprender sobre nuevas técnicas y productos desconocidos en otras tierras. Una de sus jornadas en la cocina puede comenzar a las 10 y terminar a las 2 de la madrugada, tranquilamente. Y la cosa no termina aquí: hay pedidos que hacer, nuevos platos que crear, proveedores que visitar, nuevas materias primas que probar… y es fundamental atender a las necesidades del equipo —que más que equipo termina siendo una familia—.

Sin embargo, es extraña la semana en la que no nos llega una ‘generosa oferta de colaboración’ que solicita una cena para dos a cambio de un efímero post en Instagram, por ejemplo.

El periodismo gastronómico y los medios de referencia son elementos imprescindibles para crear opinión, formar y poner a disposición del público todas las posibilidades con criterio, dotes de comunicación y, a veces, mucho talento. Hay excelentes profesionales con años de experiencia y conocimiento que nos sirven de guía en un mundo tan diverso y complejo como el de la oferta gastronómica.

Tampoco renegamos de las redes sociales que al fin y al cabo  nos sirven para mantener una estrecha relación con nuestro público.  

Sin embargo, la necesidad de generar visibilidad en un mercado superpoblado y la inmediatez que se ha instalado entre nuestros requisitos a nivel global quizá hayan servido de base para la proliferación de ‘foodies’ desaprensivos con mucho tiempo libre y cuyo único mérito consiste en saber elegir bien el filtro para las fotos que suben a su perfil.

Y esto no parece estar resultando bien ni para las cocinas ni para los profesionales de la crítica.

La burbuja de influencers y bloggers gastronómicos con cero conocimiento y miles de seguidores que se limitan a comer, hacer un par de fotos y escribir un “¡Qué rico!” con un par de hashtags termina perjudicando más al sector que añadiendo valor a una profesión tan sacrificada como apasionante.

¿Cómo podríamos detener esta corriente de superficialidad?

LCR ha querido revertir esta tendencia y dedicar mucho más tiempo a la ‘digestión’: la de los alimentos, la de la experiencia, la de las ideas. A partir de la próxima semana, publicaremos en Metacandela cómo la cocina de Samy impactó en el mundo de tres escritores: Manuel Astur, Mercedes Cebrián y Juan Gómez Bárcena.

Porque la Literatura puede ser entendida como Alta Cocina, a veces, cuando al autor le cuesta digerir la realidad y la pone un poco al fuego, la saltea y le pone algunos ingredientes para resaltar su esencia natural; y la Alta Cocina puede ser entendida como Literatura en ocasiones, cuando el chef combina los sabores y los nutrientes para terminar creando una historia, y no sólo en nuestro paladar.

Sin comentarios

Comentar

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

ACEPTAR
Aviso de cookies